Diferencias entre el español de España y de Hispanoamérica

Abr 19, 2021 | Cultura, Idiomas

traduccion espanol espana y latinoamerica

El español es la segunda lengua con más hablantes nativos del mundo, y el cuarto con más hablantes en el mundo entero contando hablantes no nativos. En esta gran comunidad, el 90% de la población hispanohablante se encuentra en el continente americano.

Si alguna vez has visitado España o algún país de Hispanoamérica, o has tenido contacto con dos nativos de diferentes países hispanoparlantes, te habrás dado cuenta de que las diferencias entre el español de España y de Hispanoamérica van más allá de la cultura, si no que también hay diferencias dentro del idioma.

De hecho, dentro del propio continente americano las diferencias del español entre dos países son notables, nada tiene que ver el español de Cuba con el español de Argentina o de Chile.

Es evidente que cada país tiene su propia pronunciación, sus propias frases hechas, palabras locales o regionalismos, sin embargo, vamos a reunir algunos rasgos característicos comunes de los países americanos y compararlos con el español de España.

Diferencias gramaticales:

Existen pequeños detalles que harán que una persona hispanohablante identifique dónde has aprendido español. En el ámbito gramatical existen varios, uno de ellos es la preferencia de los hispanoamericanos por los adverbios de lugar “acá” o “allá” en lugar de “aquí” o “allí”. Otra sutil diferencia, pero muy extendida, es la preferencia del pretérito perfecto simple en lugar del compuesto.

Una persona hispanoamericana va a preferir decir “ya comí” que “ya he comido”. Aparte, una de las diferencias más claras y extendidas es el uso del “usted/es” en lugar de “tú/vosotros”. En España se reserva esta fórmula para el ámbito formal, mientras que en Hispanoamérica el usted/es se utiliza tanto en el ámbito formal como en el informal. Para poder ver mejor la diferencia de conjugación, traemos tres ejemplos en esta tabla:

  Usted/es Tu/Vosotros
Tener Tiene/n Tienes/Tenéis
Empezar Empieza/n Empiezas/Empezáis
Reír Ríe/n Ríes/Reís

Como puedes observar la conjugación del verbo en “usted/es” es la misma que en la tercera persona, por lo que los extranjeros suelen preferir esta forma al aprender español.

Diferencias léxicas y de pronunciación:

En referencia a las diferencias de vocabulario y de pronunciación es más difícil reunir características comunes, ya que cada país tiene sus propias palabras y su pronunciación local. De hecho, no solo cada país es diferente, si no que de una región a otra también varía.

Por ejemplo, la palabra “camión” en México se dice “bus” en Colombia, “colectivo” en Argentina y “autobús” en España. Sin embargo, algunas palabras sí que son más extendidas en un continente que en otro, en América escucharás más a menudo la palabra “computador” o “computadora” que ordenador, o “celular” en lugar de “móvil”.

Con la pronunciación pasa lo mismo, evidentemente varía entre regiones. Por ejemplo, en Argentina no tiene nada que ver el acento cordobés que el acento porteño, o en Colombia el acento paisa con el acento pacífico.

Sin embargo, vuelven a haber algunos rasgos comunes que harán que una persona nativa adivine el continente donde has aprendido español. Por ejemplo, la aspiración de la “s” y el seseo del sonido “z” y “c” van a indicar que seguramente hayas aprendido el español en América.

¿Existe el español neutro?

El español neutro es, según Fundeu: «la modalidad del español que no es propia de ningún país en concreto y que puede funcionar bien en todo el ámbito hispánico», es decir, que carece de localismos y de características propias de zonas dialectales.

Por lo tanto, no es un español real, nadie habla en español neutro en su vida cotidiana. Sin embargo, es el más utilizado con fines comerciales, ya que permite traducir un contenido una sola vez. En el ámbito audiovisual o en libros de instrucciones es lo más común pedir traducciones a este tipo de español.

El español neutro no tiene acento de ningún lugar en concreto y utiliza un léxico comprensible por toda la comunidad hispanoparlante, y esto tiene muchas ventajas. Por ejemplo, hacer del español una lengua más competitiva en el mercado y lograr una unificación entre la comunidad hispana.

¿Qué variedad del español debo aprender?

A la hora de aprender español, es normal dudar sobre qué variedad del español quieres hablar, sin embargo, te confirmamos que los hispanoparlantes al hablar se entienden todos entre ellos, no importa la variante idiomática o el dialecto que hablen.

Por lo que si estás empezando a aprender español, te aconsejamos que no te agobies todavía sobre qué variedad del español hablar. Sin embargo, a medida que progreses lingüísticamente, debes empezar a considerar en qué tipo de español quieres centrarte según tus intereses.

Puedes elegir por ejemplo México, donde hay el mayor número de hispanoparlantes del mundo, en el mercado hispano estadounidense, Colombia por la musicalidad del acento, o el de España, cuna del idioma español y es donde se encuentra la Real Academia Española.

Sea el español que sea, si tienes ganas de aprender y te gusta el idioma, disfrutarás distinguiendo los distintos acentos y las diferencias en el idioma. BeTranslated es una agencia profesional de traducción con sede en España y representantes en República Dominicana y Estados Unidos, contamos con traductores especializados tanto en las distintas variedades del español como en el español neutro.

Si te interesa, contacta con nosotros hoy mismo para obtener un presupuesto gratuito y sin compromiso.

¿Alguna pregunta?

Nuestros gestores de proyectos están a tu disposición. Contáctanos hoy para obtener más información o un presupuesto gratuito.
Estrategias de traducción: Extranjerización vs. Domesticación
Estrategias de traducción: Extranjerización vs. Domesticación

Las estrategias de traducción son todas aquellas herramientas que permitan hacer frente a los problemas que encontramos a la hora de realizar una traducción. Existen numerosas tácticas (calcos, préstamos, transposición…) pero nos centraremos en dos métodos: la extranjerización y la domesticación.